Ayer, Google presentó su nuevo servicio de streaming para videojuegos que, al estilo de Netflix para las películas y series o de Spotify para la música, permitirá a los usuarios jugar desde cualquier sitio mientras dispongan de conexión a internet.

 

Así, Stadia se adelanta a los principales competidores de la industria por lo menos tres años, tiempo en que las redes 5G permitirán un servicio similar. El nuevo servicio tendrá 10.7 teraops de capacidad, o sea, 3.7 más potencia que un Xbox One y que un PlayStation 4 Pro, que cuenta con 4.2 teraops, lo que se traduce en la posibilidad de tener gráficos 4K a 60 cuadros por segundo, aunque esto depende del ancho de banda, ya que de ser menor, la resolución lo será también.

 

Según el especialista en videojuegos Vladimir Arteaga, esto acabará con la era de las consolas, ya que una de las principales ventajas de Stadia, es que “no se necesitará adquirir una consola ni sus juegos, solamente habrá que pagar por el servicio y se dispondrá de los mejores juegos sin necesidad de nada más, sin embargo, se requerirá de televisiones que incluyan Stadia, o Chromecast que estén vinculados con el nuevo servicio”.

 

 

Stadia está disponible en 2019 en EU, Canadá, Reino Unido y Europa, “debido a que sus servicios de internet son lo suficientemente buenos para permitir su correcto funcionamiento”, indicó Arteaga, quien indicó que en México este servicio no estará disponible en unos años, debido a la calidad de conexión de internet con la que se cuenta en el país. “No ve este servicio, al menos masificado hasta 2022, salvo ciudades que se compruebe que el PING (velocidad con la que se envía y regresa información de una PC a un servidor) es muy bueno, lo que significa que de estar disponible el servicio, solamente lo estaría en ciertas zonas”.