Como es bien sabido, el Alzheimer es una enfermedad progresiva cuyas características consisten en la degeneración de las células nerviosas del cerebro y una disminución de la masa cerebral. Las consecuencias son: pérdida de memoria, desorientación y deterioro intelectual y personal. Al respecto, expertos han descubierto recientemente que entre las últimas áreas en desaparecer en el cerebro es la memoria musical y la capacidad de sentir emociones. Tras varios estudios se descubrió que las canciones que marcaron la vida de las personas, no desaparecen. Así, fue creada la ‘Música para despertar’ y se puso en práctica en un centro para mayores, y sorpresivamente, los ancianos han vuelto a sonreír, recordar y hasta cantar.

 

De acuerdo con información de ABC, Pepe Olmedo es el responsable de esta agradable y efectiva terapia. Este psicólogo clínico de 27 años dedica su vida a los enfermos de esa enfermedad con la esperanza de, algún día, obtener financiamiento para continuar con su proyecto y crear un centro especial.

La memoria musical no se pierde hasta el final. Los mayores con Alzheimer pueden no ser capaces de recordar su fecha de nacimiento o el nombre de sus hijos, pero sí las letras de las canciones que marcaron su vida.