Cientos de migrantes, principalmente de Honduras, partieron a pie o en vehículos desde San Pedro Sula con el fin de formar una caravana como la que llegó a la frontera de México con EU en 2018. Algunos agitaban banderas hondureñas y lanzaban consignas contra el presidente Juan Orlando Hernández mientras partían con destino a la frontera guatemalteca.

La mayoría de los intentos de formar caravanas en el año pasado se vio frustrada por la presencia de la policía y de la Guardia Nacional de México, que se ha visto presionado por Estados Unidos para impedir que los migrantes lleguen a la frontera.

Lo que les espera es un viaje que ha cambiado de forma drástica. Los funcionarios guatemaltecos comprueban documentos, la Guardia Nacional mexicana se ha desplegado y, si llegan a la frontera de EU, las autoridades les harán esperar en México a que se resuelvan sus casos de asilo o les enviarán a otro país en la región de la que intentan huir para que pidan protección allí.

No pasarán

Guatemala y México acordaron hacer “todo lo que esté en sus manos” para impedir el paso de nuevas caravanas de migrantes centroamericanos que buscan llegar a EU”, dijo el nuevo presidente guatemalteco Alejandro Giammattei luego de sostener una reunión con el canciller mexicano Marcelo Ebrard, quien puntualizó que el gobierno de México impedirá el paso de la caravana de centroamericanos que salió de Honduras, para lo cual utilizará “todo lo que esté en sus manos”.

Segob

Olga Sánchez Cordero, titular de la Segob, anunció que se implementará un operativo con agentes migratorios para recibir a los integrantes de la primera caravana migrante centroamericana 2020 que salló de Honduras y tiene como intención llegar a la Unión Americana. Adelantó que no se entregarán salvoconductos ni visas a las personas que forman parte de dicha caravana y que buscan llegar a EU a través de nuestro país. La funcionaria advirtió que “de ninguna manera” se otorgarán visas de tránsito.