Con el fin de añadirlo a su colección de obras de arte censuradas, el empresario español Joseph María “Tatxo” Benet compró el controvertido cuadro de Fabián Cháirez “La Revolución”, que muestra a Emiliano Zapata desnudo, con tacones y que ha levantado numerosas críticas en México. Benet dijo que la obra le interesa por la censura que prevalece sobre ella y por toda la desaprobación que generó desde que salió a la luz en noviembre pasado con la muestra “Emiliano: Zapata después de Zapata”, en el Palacio de Bellas Artes de CDMX.

La pintura representa al Caudillo del Sur, considerado como uno de los más importantes líderes de la Revolución Mexicana, cabalgando desnudo, con zapatos de tacón y un sombrero rosa, montado en un caballo blanco.

El coleccionista de arte externó su satisfacción por haber adquirido el “Zapata gay”, obra que consideró fundamental para su colección de arte, conformada por 70 piezas, “que han sido censuradas por cualquier motivo o grupo de inconformes.

“En muchas ocasiones, las piezas censuradas se convierten en obras malditas; su autor las abandona en el estudio y no se vuelven a exponer nunca más; los grupos de presión son muy diversos, no sólo conservadores, la progresista se llama ‘políticamente correcto’” señaló Benet, apuntando que a través de su colección busca darle la oportunidad a piezas polémicas de que tengan la visibilidad que se merecen.

“Tatxo” no reveló el precio que pagó por la pieza de Cháirez, pero acotó que había mucha competencia para comprarlo.

Benet tiene intenciones de abrir el “Museo de la Libertad” en este año, para ofrecer un espacio a arte censurado, que estaría ubicado en Barcelona, y que albergaría “algún tipo de centro de documentación y archivo de la censura en el mundo del arte”, dijo, añadiendo que el recinto exhibirá alrededor de 60 obras de arte que han sido criticadas en diferentes partes del mundo.