Investigaciones de personal académico de la Universidad Veracruzana y del Instituto Tecnológico de Boca del Río hallaron ocho arrecifes sumergidos que se desconocían hasta el momento, de más de mil hectáreas y que se encuentran en el suroeste del Golfo: seis coralinos cercanos al Sistema Arrecifal Lobos Tuxpan y dos no coralinos al sur del Sistema Arrecifal Veracruzano.

El hallazgo fue informado por el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA), que refirió además que éstos se encuentran muy deteriorados por la actividad humana y que requieren protección. El descubrimiento tuvo lugar después de un año de exploraciones y a partir de información proporcionada por pescadores y prestadores de servicios de buceo deportivo. Se efectuaron exploraciones sobre la plataforma continental ubicada entre la laguna de Tamiahua y la desembocadura del río Papaloapan, en Veracruz.

https://twitter.com/LaCronicaDeHoy/status/1149367749182803974

“Mediante el uso de equipo especializado e inmersiones con equipo de buceo autónomo, fue posible confirmar la presencia de distintas estructuras sumergidas que en conjunto representan cerca de mil cien hectáreas de superficie arrecifal que no ha sido reconocida oficialmente por las autoridades mexicanas”, señaló el CEMDA.

En la porción norte, entre Tamiahua y el río Tecolutla, fueron encontrados los que, hasta la fecha, representan los mayores arrecifes sumergidos en todo el suroeste del Golfo de México. “Ubicado frente a la laguna de Tamiahua, y con una longitud cercana a los cinco kilómetros y un ancho de 700 metros, Corazones es el arrecife coralino sumergido más largo y septentrional reportado. Por su parte, Piedras Altas, en la desembocadura del río Tecolutla, es el ambiente coralino de mayor superficie, con 388 hectáreas”.

 

En tanto, en la región entre Antón Lizardo y el río Papaloapan se confirma la presencia de una amplia zona de arrecifes sumergidos no coralinos, como Los Gallos y Camaronera, donde las esponjas, algas y otros invertebrados constituyen ecosistemas relevantes para la fauna marina