Investigadores de MedLine señalaron que tomar más de un refresco al día incrementa el riesgo de padecer hígado graso, lo cual fue confirmado por la agencia de noticias EFE, que señaló que consumir más de una lata de soda puede repercutir seriamente en el organismo.

La información explica que el hígado graso se manifiesta como una enfermedad causada por la excesiva acumulación de grasa, por lo que podría afectar seriamente su funcionamiento. “Consumir más de una lata de refresco al día, así como beber alcohol de forma moderada, aumenta el riesgo de padecer la conocida como enfermedad del hígado graso”, manifestaron los investigadores.

Lawrence Serfaty, profesor del hospital universitario de Estrasburgo en Francia, explicó que factores medioambientales y de alimentación afectan seriamente al hígado, y por ello es necesario proteger al órgano de una manera muy cuidadosa, absteniéndose de consumir alcohol y refrescos, así como beber al menos dos tazas de café no descafeinado.