Fueron aprobadas por la Cámara de Diputados reformas y adiciones a la Ley General en Materia de Delitos Electorales en materia de violencia política y electoral, con lo que se sancionará con cárcel a quien limite o viole los derechos de mujeres en estos ámbitos.

María del Pilar Ortega Martínez, presidenta de la Comisión de Justicia, destacó la importancia de que sea un delito electoral la violencia política contra las mujeres, para erradicar jerarquías masculinas, que provocan minusvalía femenina y la marginación en este aspecto.

Señaló que en la elección de 2018 se cometieron por lo menos 237 agresiones a quienes ejercían actividad política o contendían por cargos de elección popular, 27 de esos casos culminaron en feminicidios, situación de alta gravedad y amenaza contra las mujeres que buscan ejercer sus derechos políticos.

Agregó que hasta ahora, las medidas para paliar este tipo de violencia no han sido suficientes y por ello, es necesario que el Estado garantice a las féminas el libre acceso a la política sin cortapisas ni violencia.

Por su parte, la legisladora María Lucero Saldaña Pérez destacó que con esta reforma se cumple con la lucha del sector femenino y se favorece a la democracia. Apuntó que actualmente México se encuentra entre los 20 países en los que más se violenta a las mujeres, y ello es que el Estado el que debe garantizar una vida libre de vulneraciones que permita a este sector de la población desarrollarse profesionalmente y que aspiran a ser candidatas o servidoras públicas.