Al asegurar que no hace “leña del árbol caído” y no se puede condenar a nadie anticipadamente, el presidente López Obrador dijo que la detención en EU del ex titular de la SSP Genaro García Luna, es una derrota del régimen corrupto y autoritario. Subrayó que su gobierno no será cómplice y dará la información que le requiera la Fiscalía. Apuntó que posiblemente las cuentas de García Luna aún no estén congeladas en México porque la Unidad de Inteligencia Financiera de la SHCP apenas solicitó información a los bancos, que no la habían entregado hasta esta mañana.

Acerca de si el ex presidente Felipe Calderón debería ampararse, AMLO dijo:

“Eso le corresponde a él. Yo no quiero que se piense que nosotros estamos aprovechando esta circunstancia para atacar a Calderón, al ex presidente Calderón, aun con todo el daño que nos hizo, no sólo a mí, al país, porque todo esto comenzó, no hay que olvidarlo, con el fraude electoral. Sin embargo, nosotros no odiamos, no tenemos enemigos ni queremos tenerlos; tenemos adversarios, y no le deseamos mal a nadie. Y yo no hago leña del árbol caído. Es la justicia la encargada de este asunto. No puedo tampoco adelantar vísperas, hacer un juicio lapidario, no puedo hacer un juicio sumario, no puedo condenar a nadie, ni a Calderón ni a nadie. Incluso García Luna es presunto responsable de delito y hay un proceso iniciado”.

El tabasqueño añadió:

“Entiendo que piensen que estamos actuando en este caso porque no nos conocen o porque no quieren reconocer que tenemos autoridad moral, y lo cierto es que es una derrota a un régimen autoritario, corrupto, es un elemento de prueba de que ese modelo fracasó, porque todavía hay quienes insisten en que esa era la opción”.

Acotó que cuando era opositor fue de los primeros en plantear que se detuviera la guerra, pero “García Luna tenía fascinados a los periodistas, no a todos, pero a los más famosos. Me acuerdo que los metía a un cuarto, a una especie de búnker y les mostraba pantallas y salían de ahí a escribir maravillas, a decir cosas extraordinarias, era el gran personaje”.

Sobre si Felipe Calderón sabía de los movimientos de García Luna, respondió:

“Es que (eso) se va a saber porque está en curso la investigación, García Luna va a declarar, habrá testigos, la acusación va en ese sentido: de que hubo sobornos para proteger a una organización delictiva, entonces se tiene que demostrar quién recibió ese dinero, a dónde fue ese dinero, cómo se repartió ese dinero, seguirle la pista al dinero y conocer la verdad, pero no podemos nosotros adelantar ningún juicio, tenemos que actuar de manera responsable. Tiene que conocerse la investigación, no adelantar juicios, pero ni modo que si hay una implicación nosotros lo defendamos, porque seríamos cómplices. Ya dijimos: no a las persecuciones, pero también no soy cómplice de corrupción, de nadie, pero eso no significa que esté involucrado. Eso hay que esperar a la investigación”.

Agregó que:

“El caso García Luna es muy bueno para que aquellos que se sentían intocables sepan que no es así. Ayuda todo esto a purificar la vida pública. Siempre he creído que la justicia no sólo es castigar, la justicia es prevenir; en ese sentido es muy bueno esto para que los que se sentían intocables y pensaban que con el dinero, con las influencias, lo podían todo, se den cuenta que no es así. Cuando se conoce que hay corrupción, lavado de dinero, se tiene que informar a la Fiscalía. Nosotros vamos a entregar toda la información. La lección del caso es que no debe de reinar el dinero, la lección es que el dinero, así como es un medio para el intercambio comercial, mercantil, un bien para adquirir otros bienes, así también la ambición al dinero es muy perversa. Antes se decía que el dinero era la mamá del diablo, ahora hay que agregar: el dinero es el papá y la mamá del diablo, ese tipo de dinero mal habido. Siempre hablábamos que el dinero no es la felicidad, la verdadera felicidad es estar bien con uno mismo y al prójimo. Tener cuidado con nuestras ambiciones”, dijo el Presidente.

“Nosotros no hicimos ninguna investigación de esto, sólo lo que tiene que ver con las cuentas, porque eso corresponde a inteligencia financiera, eso es lo que se va a informar y se entrega todo ese trabajo de investigación a la fiscalía. Es lo que se tiene. Se encumbraba a García Luna y hasta lo premiaban como el policía del mundo, que la mano dura, sin embargo, agregó, todavía estamos padeciendo esa estrategia, toda esa descomposición que se dio a partir de entonces, a partir de tomar esa decisión. Eso viene desde la Policía Federal, todavía había defensores de esta cuando se creó la Guardia Nacional. No ha sido fácil la nueva estrategia por la herencia que nos dejaron. Hay cosas que son fundamentales y una de ellas es la honestidad”, señaló el primer mandatario.

El jefe del Ejecutivo remató:

“Imagínense un funcionario público que es capaz de recibir sobornos, sin escrúpulos de ninguna índole, dicen: ‘la experiencia’. No, no, no, que me perdonen, lo más importante es la honestidad, que los servidores públicos resistan la tentación, que prefieran dejarle a sus hijos pobreza pero no deshonra, que aguanten los cañonazos, que ya no son de 50 mil pesos, ahora son más fuertes, entonces, una gente sin principios, sin ideales, que lo vuelve loco el dinero, lo material, los lujos, las residencias, los departamentos en el extranjero, los carros últimos modelos, la ropa de marca, pues no resiste, no aguanta, y esto tiene que ver también con lo político electoral, el ganar a como sea, haiga sido como haiga sido. No sé quién lo dijo pero…”, concluyó.

En otro tema, el presidente López Obrador opinó que es un “homenaje” la obra expuesta en Bellas Artes que representa al revolucionario Emiliano Zapata desnudo y en tacones, y que ha desatado una polémica homófoba en el país.

“Al gran líder Emiliano Zapata le dedicamos este año, con todos los homenajes. Eso mismo es un homenaje al general Zapata, en el marco de las libertades que existen y se deben garantizar”, opinó el primer mandatario.